miércoles, 16 de noviembre de 2016

Entrada triunfal.

Rompiste mis bisagras
Y abriste la puerta de un golpe seco y abrumador
Pero me dio igual y te dejé entrar
Abriste todos mis cajones y armarios
Abriste las ventanas para verme mejor
y entró el aire limpio de la ilusión
con olor a ti
Te metiste en la cama de mi habitación
y te acostaste como ricitos de oro
y me quise morir al verte ahí tendido
¿como echarte de allí ?
Me pusiste una cortina de paz
para ver el mundo de otro color
Me tiraste de la mesa todo lo que sobraba
Todo lo que yo me negaba a tirar
Me regaste las plantas con tu saber
y desde entonces no dejan de crecer
Me dejaste un cuaderno para escribirnos
y un micrófono para escucharme mejor.
Me trajiste lo que me faltaba
para poder vestirme de felicidad
Porque si por mi fuera
iría desnuda demostrando mi comodidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario