jueves, 6 de agosto de 2015

desorden técnico.

El té recalentado, siempre suele saber mal
El amor olvidado, nunca está olvidado de verdad
El café una vez molido no se puede regenerar
Y el dolor producido no se puede deshacer.

El "abre fácil" de tu piel se me ha roto otra vez
Y para variar no puedo entrar a conocer
Tus emociones, tus colores, tus pensa...
¡Miento! O sea, ¡Mientes! Constantemente
La rendija que ha dejado tu mirada me lo dice
Que ocultas más de lo que crees
Que espere 35 segundos para desbloquear otra vez.

El calor de mi salón nos dejó en el suelo
A ti por mentiroso y a mi por algo paralelo
Por guardarnos secretos entre nosotros y a todos ellos
Por bebernos nuestros sueños y tirar las botellas al contenedor de cartón.

El desorden relatado no será explicado
Aquel involucrado no será delatado
Y las pastas pasadas como el té
Yo no las ingeriré.