miércoles, 8 de enero de 2014

Sombra de la noche

Una sombra dirigia sus pasos hacia casa
Una calle vacía, sin coches, sin gente, sin ruido
Se podía oír el silencio que producían miles de personas durmiendo a la vez
Tal vez era lo normal en un jueves de madrugada
La calle abandonada, la sombra avanzaba
Si hubierais estado allí lo habríais sentido
La tranquilidad, la paz, la ausencia de sonidos
Se podía imaginar a Morfeo,
Llenando de arenas de oro las mentes de la gente
El señor de los sueños nocturnos
Algunos pasarían miedo al estar tan solos
Otros quizás acelerarian el paso por el frío
Pero esa sombra, siguió adelante adentrándose en las sombras...

No hay comentarios:

Publicar un comentario