sábado, 30 de noviembre de 2013

Autor invitado: ¿Quién lo haría?... Simplemente dolor y miedo.

Ya no sé que pensar,
cada mañana me despierto con una rayada diferente,
 ya ni el sueño me relaja...
Odio estar así,
 todos los días viviendo con miedo,
sin poder dejar de pensar en ti,
en lo mucho que te quiero, en lo mucho que te añoro,
en como poco a poco has ido ocupando lo más importante de mi,
tanto que moriría por ti.
Ya no necesito nada,
ni dinero, ni cosas,
nada de nada,
sólo te necesito a tí,
tus besos, tus caricias, tus ánimos, tus abrazos.
Pero últimamente,
durante estos meses ha habido menos de todo, excepto de rayadas,
me hunden en la mierda estas cosas, irme a dormir sin una sonrisa porque no estarás ahí cuando me despierte,
mi único consuelo es pensar que en el finde podré estar contigo, pero nunca es como se imagina uno,
como mucho tres o cinco picos, un beso de despedida y el resto del finde recluido en casa, porque no hay ganas de salir...
No sé por qué pero siempre pienso que hago todo mal, que no te merezco, que te agobio, que te aburro, que nunca estoy ahí cuando debería estarlo, que no te doy lo que necesitas, que no eres para mi.
Supongo que todo serán paranoias mias y que nunca lo aceptarás como verdad, pero... ¿Quién lo haría?

               Firmado: Un antiguo socio del club de los confesores atormentados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario