domingo, 29 de septiembre de 2013

Corriendo por las calles.

Acelero el ritmo poco a poco. Estoy solo y creo que me persiguen. Dos encapuchados siguen mis pasos. ¿Quienes son? Lo desconozco. Callejeo y me pierdo entre las calles para despistarles. Me giro frecuentemente y me decepciona verles detrás de mi.
Llego a la calle principal y empiezo a correr y ellos corren también. No sé que hacer. Miro a todos lados y busco una salida. La gente me mira con desconfianza y cada vez me siento más confuso. Esquivo a la gente mientras sigo huyendo.
¿Qué habré hecho para que me pase esto? No lo sé. Sólo se que el miedo me dice que corra. La respiración me falla y mis piernas se paran. Me alcanzan y ya es tarde. Al menos ahora sabré el porque de esta persecución y se irá la duda que me invade.

No hay comentarios:

Publicar un comentario